Oscars y rockumentales en Toronto 2016 - Coolmedialab

Dada la sobredimensionada programación del TIFF de Toronto, con 300 películas exhibidas en el espacio de 10 días, resulta difícil emplear una sola definición para aprehender el festival. En sus orígenes, en 1976, se autoproclamó como “festival de festivales”, y mantiene la dinámica de atesorar las más refulgentes joyas de Cannes, Venecia y Berlín, pero el grueso de la prensa prefiere referirse a la muestra canadiense como la antesala de los Oscar. Cierto es, dada la reputación de su olfato en la selección y el reconocimiento de ediciones anteriores, con dianas certeras como Carros de fuego (Hugh Hudson, 1981), American Beauty (Sam Mendes, 1999), Slumdog Millionaire (Danny Boyle, 2008) y 12 años de esclavitud (Steve McQueen, 2012), que antes de ver reconocida su valía con estatuillas varias, la vieron laureada por la audiencia canadiense con el Premio del Público. Esta edición, programada del 8 al 18 de septiembre, ya hay nombres señeros. El de Casey Affleck, trágico y contenido en el traumático drama familiar Manchester by the Sea, el de Joseph Gordon-Lewitt por su metamorfosis en Edward Snowden, el analista que reveló información clasificada de la Agencia Nacional de Seguridad en el biopic firmado por Oliver Stone, o el de Woody Harrelson, irreconocible como Lyndon B Jhonson, en LBJ, de Rob Reiner. Lamentablemente, no lo va a tener tan sencillo el actor y director Nate Parker con The Birth of A Nation, sobre una insurrección truncada en la Virginia esclavista de 1831. A pesar de que la controversia de la pasada edición de los Premios de la Academia por la ausencia de negros candidatos le favorece, como también lo hace el respaldo que recibió la película en Sundance, donde fue merecedora del Gran Premio del Jurado y el Premio del Público, un caso de violación en 1999 del que Parker ha sido acusado dinamita sus posibilidades en la contienda.

En el apartado a mejor actriz, Rebecca Hall toma posiciones con Christine, por su encarnación de la periodista de televisión Christine Chubbuck, tristemente célebre por cometer suicidio en directo en los años setenta, y Venecia ha impelido las candidaturas de Emma Stone, galardonada con la Copa Volpi por su papel en el musical romántico La La Land. y Natalie Portman, que calca el acento, el porte, la vulnerabilidad y la entereza de la viuda de Kennedy en los tres días posteriores al magnicidio en Jackie, el debut en inglés del chileno Pablo Larraín.

Entre las películas que los corrillos de la crítica elevan al olimpo de los Oscar 2016 se hallan proyectos firmados por directores foráneos. Así, el canadiense Denis Villeneuve, presto director de la secuela de Blade Runner (Ridley Scott, 1982), suena aquí por otra película de ciencia ficción, Invader, sobre una visita alienígena, y nuestro J.A. Bayona, por Un monstruo viene a verme, la emocionante fábula urdida a partir del material literario de Patrick Ness, la voz de Liam Neeson y las interpretaciones de Felicity Jones y Sigourney Weaver.

Cine afinado

Toronto anticipa los taquillazos del próximo curso cinematográfico, pero también las bandas sonoras que vamos a tararear. Tanto acompañados por la radio (o cualquier dispositivo en el que escuchemos música), como en los cines.

Pharrell Williams lo ha subrayado con un concierto en directo en las calles de Toronto en el que avanzó varios temas de la banda sonora que ha compuesto para el drama biográfico Hidden Figures. La cinta revela la historia oculta de un grupo de mujeres afroamericanas que se encargaron de los complejos cálculos matemáticos para las misiones de la NASA a principios de los sesenta, antes que este trabajo de análisis lo realizaran máquinas. Por cierto, el biopic supone una de las dos películas con las que la cantante de R&B Janelle Monáe da su salto al cine.

El TIFF también ha sido la plataforma elegida por Universal para presentar un adelanto de su próxima película de animación, ¡Canta!. El último filme de los responsables de Gru, mi villano favorito viene surtido de éxitos pop como Bad Romance, de Lady Gaga, Anaconda, de Nicki Minaj, y Kiss From a Rose, de Seal, que un grupo de animales interpreta en un concurso de canto.

Hasta aquí el terreno de la ficción. En el del rockumental, un año más, Toronto compila las principales referencias del género que, entre otras citas, aguardan a los asistentes al festival In-Edit de Barcelona. La película que clausurará el certamen catalán ya ha sido proyectada aquí, Gimme Danger, el rastreo que Jim Jarmusch le aplica a la banda de Iggy Pop, The Stooges.

Otros imperdibles de la génesis musical trasladados a imágenes son Justin Timberlake + The Tennessee Kids, donde Jonathan Demme repite en el retrato de un tour de conciertos tras la icónica Stop Making Sense, donde aglutinó tres noches de gira de Talking Heads en diciembre de 1983. Otro tanto hace Paul Dugdale, conocido por la documentación audiovisual de conciertos de Adele, Coldplay, One Direction, Lenny Kravitz o Mumford and Sons, con The Rolling Stones Olé Olé Olé! : A Trip Across Latin America, una road movie que culmina con el primer directo de Mick y los suyos en La Habana.

También hay perfiles en celuloide de los músicos de jazz John Coltrane y Lee Morgan, revelaciones como el nombre de El sexto Beatle, sobre los promotores del Mersey Side en el Liverpool de principios de los sesenta, y manifiestos políticos, caso de la denuncia del exilio de artistas de Mali a raíz de la demonización de la música por parte de los yihadistas en Mali Blues.

El cine y la música en imágenes más inminente se preludian un septiembre más en Toronto.

Begoña Donat

Toronto

About The Author


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>